La Filosofía del Derecho en Venezuela

di Armando José Trenard Ramìrez

ISSN  2281-6569
SFI, Sezione di Sulmona Giuseppe Capograssi
[online]
José Gil Fortoul (1861-1943)

José Gil Fortoul (1861-1943)

Debo considerar como un mínimo el antecedente histórico para Venezuela con eco en la Filosofía Latinoamericana, en José Gil Fortoul (1861-1943), quien naciera en Barquisimeto Estado Lara, se destaca en él la firmeza de las ideas positivistas y se aprecia más adelante su original perseverancia, quedando ubicado dentro de la Filosofía del Derecho.

Gil Fortoul, luego de un par de décadas aproximadamente en Europa, su contacto con la intelectualidad de Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, etc; no lograron conmover en lo esencial las convicciones adquiridas en su adolescencia universitaria, a decir verdad, durante aquellas décadas, la filosofía positivista aun conservaba algún prestigio en algunos centros universitarios europeos, sin embargo, fue precisamente cuando surgió la primera reacción  anti positivista, por parte de neokantianos, neohegelianos, vitalistas, etc; Ni Henri-Louis Bergson (1859-1941), filósofo vitalista y espiritualista francés; ni Benedetto Croce (1866-1952), filósofo e historiador italiano, neo idealista, el más importante del siglo; ni Friedrich Nietzsche (1844-1900), filósofo alemán, nació el 15 de octubre de 1844 en Röcken, en la Turingia, en el seno de una familia profundamente protestante, tanto sus abuelos como su padre fueron pastores protestantes; ni Henri Poncaire (1854-1912), matemático francés, profesor de  la Universidad de París y miembro de la academia de Ciencias de dicha ciudad; Wilhelm Windelband (1848-1915), filósofo alemán nació en Postdam y murió en Heidelberg. Estudió con Lotze y Fischer, a quien sucedió como profesor en Heidelberg; ni Antoine Augustin Cournot (1801-1877), Gray, Alto Saona, París, fue un matemático y economista francés impulsor del marginalismo, conocido por sus estudios sobre la oferta y la demanda, tanto en condiciones de competencia como de monopolio.

No podríamos inferir que las ideas de Gil Fortoul derivan de uno sólo de los positivistas europeos, sin embargo predomina la figura de Comte, asoma también la corriente de Herbert Spencer (1820-1903), filósofo evolucionista inglés, nació en Derby, y siendo hijo de un maestro que quiso ensayar en su hijo sus teorías pedagógicas, fue autodidacta; otras veces de Cesare Lombroso (1835-1909), nació en Verona Italia, estudio y profesó en la universidad de Pavía; lo cual fue de suma importancia para entender y comprender la Filosofía del Derecho en Gil Fortoul, de donde proviene esa fuerte influencia académica y su aporte a la filosofía del derecho en Venezuela.

Gil Fortoul, a la vista de la filosofía positivista latinoamericana, se presentó con sus mejores herramientas académicas para pronunciarse filosofando acerca de la filosofía constitucional, él considero dos sistemas: el teológico, encarnado para el mundo occidental en la mitología judaico-cristiana, y el sistema racionalista, especie de avenencia entre la teología y la ciencia, él estimó para el entonces que se quería explicar el origen de las sociedades humanas sin buscar su base en la observación directa del hombre individual y del hombre colectivo, tomando en cuenta que apenas empezaban a desarrollarse aquellas necesidades del pensamiento social, que es donde se originan las Instituciones Permanentes, las cuales tratan de amoldar al hombre real a un ente metafísico fraguado previamente en la fantasía.

Bien, Gil Fortoul dado el área de influencia cosmogónica del momento, enfocó el mito del paraíso, también consideraba el origen de las sociedades, las relaciones entre dos seres primitivos y como origen del gobierno, el poder que desde el primer día tuvo el hombre sobre la mujer; ¡toda una contradicción hoy en pleno XXI! Es todo un problema cultural el cual no abordaremos.

Consideraba que el sistema racionalista, no daba una esencial importancia al origen divino del hombre, Gil Fortoul creía un error que disfrazaba la influencia directa del creador de otro mito llamado la Naturaleza, nótese  la doble crítica; igualmente considero al hombre primitivo como un ente perfecto que en el devenir de los siglos degeneró sobre todas las excelencias originales, aunque no vio en el pacto social un fenómeno totalmente consciente, sino el resultado de convenciones tacitas, coincidió con el sistema teleológico explicar el “progreso”,  junto a la idea de un progreso posible en la historia por el desarrollo de la ciencia y la técnica, han surgido también ideas de progreso necesario en una historia concebida con un término final que ha de conseguirse inevitablemente; así sucede en los sistemas filosóficos de Comte, Hegel y Marx, que conciben la historia como teleológicamente predeterminada; ambas maneras de vincular el progreso a la historia han hecho de la idea de progreso una forma habitual de pensar del hombre occidental moderno.

José Gil Fortoul, para el entonces se operaban académicamente los conceptos obligados para entablar la precisa dialéctica que entendiera y comprendiera la nueva situación constitucional del pensamiento social, en la Filosofía del Derecho, él entendía que una vez aplicado el método de observación al hombre y a los grupos étnicos, los sistemas serían simples esfuerzos ideológicos, los cuales pasaran a archivarse en la historia, se refería a las aberraciones del espíritu, él pensaba que el hombre no era más que una forma, y tampoco le resultaba la más perfecta, y sostenía que el hombre igual en la escala animal, estaría siempre sometido al igual que los otros seres a las leyes naturales y en consecuencia a la esfera científica donde no tendrían valor alguno los mitos teológicos en cuanto a la creación se refieran, ni las paradojas de Rousseau y su escuela en lo referente al pacto social, ni las más síntesis poéticas a la manera del discurso de Jacques-Bénigne Bossuet (1627-1704), teólogo y escritor francés, nacido en Dijon, personaje de gran influencia en la corte de Luis XIV.    

Era del parecer de Gil Fortoul,  que en todas las sociedades primitivas las funciones se ejercían a la vez por todos los individuos, en el gobierno primitivo todos los poderes estaban unidos en un solo individuo; las Revoluciones de 1893, demuestran el sentimiento popular del Radicalismo argentino: popular, revolucionario, pero inmerso en sus cuestiones internas y en “ese miedo al poder”, declaraban solemnemente que “el es instituido para garantizar al hombre el goce de sus derechos naturales imprescriptibles”. La etnografía y la historia avizoran como únicas bases originales del gobierno la necesidad y la fuerza; así la forma del gobierno es el despotismo absoluto.

Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...